Dos llaves a una movilidad sostenible para Madrid

Siguiendo con la serie de entradas dirigidas a pensar en alto las claves de un programa de movilidad para la ciudad de Madrid y para Ganemos Madrid, la entrada de hoy va dirigida a dos cuestiones que sin ser específicas de transporte, son imprescindibles.

CICLISTAS Y VIANDANTES 7

El binomio transporte y territorio

La primera y más importante política de transporte es aquella dirigida a reducir nuestras necesidades de transporte. El viaje menos contaminante, menos costoso y más eficiente es aquel que no es necesario realizarlo. La única forma de conseguir esto es diseñar una ciudad que permita que las distancias sean cortas y en la que podamos encontrar aquello que necesitamos muy cerca de donde estamos, de forma que la mayor parte de los viajes puedan resolverse de forma no motorizada. Esta ciudad que describimos es la ciudad de las distancias cortas, la ciudad de pasear, la ciudad amable en sus viajes. Esta ciudad solo puede conseguirse si la diseñamos con esa finalidad.

La clave para diseñar una ciudad así es lo que llamamos la regla de las 3 D’s: densidad, diversidad de usos del suelo y diseño urbano agradable. Tres cualidades que se dan en nuestras ciudades de tipo mediterráneo hasta que decidimos dejar el urbanismo exclusivamente en manos de los intereses privados. En los último años parece que hayamos aplicado la regla de las 3 no-D’s. Cada vez creamos barrios con menor densidad, por no hablar de las urbanizaciones de viviendas unifamiliares repartida por toda la región. Cada vez concentramos más usos en determinadas zonas, sacándolos de la ciudad: ciudad del Santander, ciudad de la Justicia, de la Imagen, Centros comerciales, grandes zonas de ocio, cines, Xanadus y un largo etc. Y cada vez la ciudad es más hostil, empujando a sus habitantes a huir de la misma a una de esas urbanizaciones en el extrarradio. Consecuencias: las necesidades de transporte no dejan de crecer, las distancias medias de viaje aumentan y mayor dependencia del coche.

En la última década la densidad en Madrid ha descendido un 10% a la vez se han llevado a cabo 25 nuevos desarrollos urbanísticos y un crecimiento espectacular en su corona metropolitana (con aumentos de población del 426% en 50 años), 39 grandes superficies se han localizado en el extrarradio, siendo 20 de ellos son los puntos negros de  mayor congestión de la región.

La dimensión metropolitana

A la hora de pensar en un programa para la movilidad madrileña no podemos obviar la dimensión metropolitana del problema y, por lo tanto, de la solución. De los casi 6 millones de viajes que tienen lugar todos los días en la ciudad de Madrid, 2,2 millones tiene el origen o el destino fuera de la ciudad. Esta circunstancia tiene mayor gravedad si pensamos que, precisamente los modos con mayores costes sociales como el coche, tienen mayor protagonismo precisamente en esos viajes de penetración a la ciudad.

Desde el punto de vista de las competencias, vemos como las políticas de muchos de los modos de transporte de Madrid escapan a la corporación municipal. Por lo tanto, el diseño de políticas de movilidad para Madrid tiene que tener un ojo en el Consorcio Regional de Transporte de Madrid y en el Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *